Filosofía Práctica



Los paladines mágicos



Amadeus Estrada Cázares

28 de julio de 2017 | Descargar PDF

Timmy era un niño normal

a quien nadie entendía bien…

hasta que el Trompa de flauta

lo fagocitó y encendió una

revolución vengativa

a sangre y fuego

¡Perros! Mejor será que empiecen a recitar sus oraciones pues la hora ha llegado ya; por mucho tiempo han gozado de su buena fortuna, cometiendo todo género de necedades insensatas, para satisfacer su infinita vanidad; mas ya la justicia se ha armado en su contra, y viene a buscar la venganza a sangre y fuego. Veo, veo la hora en que sus huesos pavimentarán las calles y su sangre será alimento fértil, y caldo nutricio; el mal, exaltado, exultante de gloria y horror se alzará desde las pútridas ciénagas a las que ha sido reducido; así que récenle a su putrefacto Dios y vean si los salva.

El Trompa de flauta, General de los Paladines mágicos, también llamado: el Cara flauta, el Careflauta, el Cara de Flauta, el Cara trompa, el Cara de trompa y el Caretrompa; fue enviado para realizar una noble misión: “Tú y aquellos a quienes comandas–le dijo Talos- irán hacia donde viven los padrinos mágicos, y ejercerán una cruel venganza a sangre y fuego”. El Caretrompa lanzó un bramido (creo que le dicen barritar); así pues, llamó a su musaraña murciélago scrander, con otro grito de la misma naturaleza, y emprendió el viaje homicida que tanta gloria le traería.

Describamos a este poderoso ser en toda su gloria: tiene una cara de elefante rosa [sin colmillos], con tres agujeros en su trompa, por eso le dicen el Trompa de flauta, puede multiplicar a cinco la cantidad de agujeros contenidos en su trompa, con objeto de emanar mortales ráfagas de sonido; tan perniciosas que generan la muerte; pues su música es atractiva para la piel, por lo cual puede separarla del resto del cuerpo; peor aún, puede atraer a toda la carne, y así separar toda ella del esqueleto, causando la muerte. Es capaz de lanzar el Fuego esquelético de la muerte, desde su pecho (Skeletal breast fire); es decir, carga un ataque, el cual hace que la parte de su cuerpo de donde sale éste se llene de una flama blanca, y de ahí lanza un esqueleto que arde con una flama verde; al chocar estalla, causando el deceso de su oponente.

El cuerpo de la criatura en cuestión es similar al de los humanos, parece enfundado en un traje de viajero espacial estereotipado de color blanco, con unas partes de azul en los hombros, en las botas, en los guantes y en sus muslos; sus piernas están desproporcionadamente chicas, y sus hombros desproporcionadamente grandes, pero desde un poco por encima de los codos hasta las manos el tamaño es menor, a comparación de sus hombros; su Tórax también va reduciendo su tamaño, por debajo del pecho; finalmente su cara era algo chica para su tamaño; tiene orejas largas y delgadas [no son como las de los elefantes].

Ése fue el prepotente caudillo al que le fue confiada la destrucción de los padrinos mágicos. Nuestro héroe llega con Timmy Turner, y su primera acción es absorberle la piel a todos sus padrinos mágicos, y luego al horrorizado Turner, en virtud de inusitados cánticos mágicos, cuyo misticismo desuella a sus oponentes: Timmy era un niño normal a quien nadie entendía bien… fue el conjunto brutal que se deshizo del infeliz y de sus auxiliares; después disparó una llama blanca (con más precisión una ráfaga de fuego) desde uno de sus dedos, la cual desmoronó todo el esqueleto de los infames, excepto sus cráneos.

Después de realizar lo anteriormente descrito, el Caretrompa llamó de nuevo a su musaraña murciélago scrander; partió hacia la tierra de los padrinos mágicos con la venganza en su corazón; pues los padrinos, supuestamente acudían a auxiliar a los infantes más tristes del planeta, y en cambio su ayuda se dirigía a los niños de clase media a quienes sus niñeras maltrataban, o cosas así; eso es efectivamente triste, pero ¿y los niños que recogen minerales surgidos desde las ígneas entrañas de la tierra, quienes son forzados a elegir entre exterminar la vida de sus propios progenitores o recibir la muerto y luego se drogan para olvidar sus sufrimientos, y aquellos a quienes los ricos les han matado a su familia y se han quedado sin nada, y aquellos muchachos o muchachas que reciben semillas que no pidieron provenientes de órganos infames que merecen ser arrancados?

Además de lo anterior los padrinos tienen terminantemente prohibido matar, pero la tiranía que han ejercido está a punto de terminar, pues llegó la hora de que los niños puedan vengarse a sangre y fuego de sus victimarios; así por medio de música sacrílega y brutal logra el Cara de Trompa, abrir un puente hacia Mundo mágico, a la vez sus bramidos llaman a seres de malignidad ancestral, con hambre y sed de sangre y de justicia, quienes volaban gozosos, hacia la matanza.

Desde el Asgard onírico volaba un brutal ofidio: la serpiente de Midgard alada; era una anaconda con alma de fierro, y dotada de un par de alas blancas (con plumaje, como las de los ángeles) inmensas; ésta no abarcaba la tierra entera, sino la galaxia toda; junto a ella los insensatos dragones flauta volaban emitiendo sonidos inhumanos, semejantes a los de la cohorte de Azathot, sultán de los demonios; éstos dragones tenían toda clase de formas y expelían todo género de bramidos, ¿quién se opondría a este espectáculo infernal?

Desde México volaban las momias de Guanajuato, llevadas por las garras de vampiros, vampiras, diablos, diablesas, y una variedad de seres que es difícil decir si tienen género o no, capitaneados por Germán Robles; Nostradamus ni tardo ni perezoso unióse a la hueste en cuanto surgió el llamado, y se le asignó su propio ejército de vampiros y diablos, los cuales llevaban hombres lobo, a Frankestein y a un hombre pez. La llorona no meditó ampliamente si era menester unirse a la sagrada marcha o no, pues levitó en cuanto el llamado hacia la venganza había llegado hasta sus oídos, siendo ella tan sensible al sufrimiento de los niños, no podría dejar pasar la oportunidad.

El Ángel de lo raro fue al ataque, con toda su rareza; su habilidad es, indudablemente, el fuego, y la alteración de las propiedades físicas de la realidad; la máscara de la muerte roja lo cargaba.

De las diversas zonas del mundo también se crearon nuevas aberraciones: surgió el Magnético; esta entidad tiene una esfera en la cabeza, se le ciñe un magneto con forma de herradura a ésta, el cual está colocado en su frente, y sobresale, como si fuera dos cuernos, por detrás. Sus ojos son amarillos y semitriangulares, no posee boca ni nariz, tampoco orejas, pues se comunica generando intensos campos magnéticos, utilizados para ionizar el aire, causando diferencias de densidad en éste, y generando así sonidos; y sus sentidos le permiten captar sutilísimas diferencias de gravedad, amén de su capacidad de sentir toda clase de ondas electromagnéticas.

Todo su cuerpo es metálico grisáceo; también tiene magnetos con forma de herradura en varios puntos estratégico de su cuerpo; ellos tienen color azul y rojo en sus puntas; estos magnetos están colocados en varias partes de su cuerpo [siempre (salvo un par de excepciones) sus puntas están en diagonal, dirigidas hacia arriba], dichos magnetos se encuentran en: sus tobillos [o ligeramente sobre ellos, para ser más exactos]; por debajo de sus rodillas [tiene otro magneto sobre sus rodillas, pero con forma de V]; también tiene otro en su barriga, antes de los muslos; otro en los hombros; también hay otro que se encuentra en el dorso de su mano, pero ése empieza desde donde terminan los nudillos, y llega hasta el punto en que se unen la mano con el resto del brazo. Su cuerpo tiene un cuello muy corto, pero va agrandándose conforme se acerca a su base; sus pies son muy similares a los de un humano, pero sus brazos son análogos a su torso. Esta criatura contiene tanta energía que es capaz de emitir inusitadas cantidades de magnetismo; el cual es tan insondable que mata a su enemigo; puede emitirlo de todas las partes de su cuerpo; puede hacerse diamagnético cuando le place, y convertir a cualesquier tipo de objeto en un magneto temporal o permanente, o en un electromagnético, alterándolo a nivel celular, molecular, atómico o cuántico, o cambiando sus cualidades a como le place.

Además de este magnífico ser, nació la híper mantis; ésta es un robot, el cual vuela, está hecho de metal verde, tiene tornillos gigantescos, sus cuatro patas están distribuidas de forma curiosa: dos en frente, y otro par atrás; puede variar la dirección de cuerpo en un instante, hacia cualquier sentido que le plazca; finalmente en cuanto a su poderío, es rezar de un modo tan maligno y perverso que genera la muerte en sus oponentes. Él se reprodujo con otra mantis [afortunadamente le vuelve a crecer la cabeza]; y así tuvo una execrable prole, no son tan fuertes como el original, pero sus energías bastaban para el combate [y además eran muchos].

Todos los que atendieron el llamado fueron llamados Los Paladines mágicos; a menos que voluntariamente renunciaran a este derecho [como lo hicieron después La Llorona y Germán Robles], los cuales adquirieron la habilidad [si no la tenían] de ser inmunes a la magia.

Lo primero que hizo el Trompa de flauta antes de empezar el ataque, fue subir tan alto como le fue hacedero, y mostrar los cráneos de: Wanda, Cosmo, Puf, el perro, y Timmy Turner; entonces dijo con tétrico humor: -hola yo soy el Trompa de flauta-; -y nosotros somos su ejército- respondieron en masa el resto de sus fuerzas-, y todos en conjunto somos… -dice el Cara de trompa- Los Paladines mágicos- dijeron sus fuerzas. Finalmente el Caretrompa rompe con sus manos todos los cráneos que llevaba y comienza la batalla1. El magnánimo líder lanza primero su ataque más poderoso: el Fuego esquelético de la muerte, causando confusión y terror en la tropa del enemigo.

Gracias a lo anteriormente descrito, se pudo armar un pandemónium en Reino mágico; qué risa daba ver a los tiranos lanzando sus insensatos conjuros, los cuales no hacían nada; ver a los seres mágicos siendo desollados por el Cara de trompa, o engañados por sus cánticos brutales, cuando eran llevados a trampas, donde vampiros y demonios los aniquilaban de formas inenarrables.

Ver a la serpiente de Midgard alada oscureciendo el paisaje, y dispersando un funestísimo veneno gaseoso, que causaba que se desangraran, y se quemaran vivos los padrinos; pero además, éste veneno causaba tales alteraciones químicas a la sangre que ésta se volvía inflamable a un nivel monstruoso; y cuando se congregaban grandes cantidades de líquido rojo, éste explotaba. Sus hijos, dispersos por todos lados, lanzaban rayos oculares que negaban a los padrinos su capacidad de volar.

Todos los padrinos que no tenían ya alas, por mordidas o por rayos de energía, eran empujados por el fuego, o por hordas de monstruos hacia los confines del reino de nubes, dirigido por ellos [mundo mágico]; y eran empujados tal como lo he descrito, para que encontraran la muerte, pues el Trompa de Flauta había colocado allí [en el vacío que se encuentra allende a las naves] un vórtice brutal que les arrancaba hasta el último centímetro de piel, y así les arrancaba la vida.

Nostradamus mata a Jorgen Von Strangle sin dificultades. ¡Necio! Creyó que sus músculos eran suficiente para conflictuar a alguien que predice el futuro, y cuya muerte no hizo sino acrecentar sus poderes malignos; así con una fuerza atroz, que dejó a la del padrino en ridículo, abrió su torso, y le murmuró maldiciones en lenguas ya olvidadas; Jorgen gritó, y estalló en un insensato despliegue pirotécnico, de colores y de luces insondables. Germán Robles acechaba en las esquinas, e irrigaba de sangre a todas ellas, logrando así su venganza postrera.

Muy satisfecho quedó el Trompa de flauta con estas manifestaciones increíblemente violentas, pero aún no era suficiente; los padrinos que se habían escapado se creían a salvo. ¡Idiotas! ¿De verdad creían que el Cara de trompa, ingeniosísimo caudillo, se había olvidado de ustedes? Prontamente el líder de los Paladines mágicos se subió hasta lo más alto que pudo, y lanzó su insensato bramido, después comenzó a tocar una melodía, atrayendo así a los padrinos mágicos, quienes llegaron de todos lados hacia mundo mágico.

Cuando todos los padrinos llegaron, lanzó una honda de choque contra la antena que les daba poder, entonces un pandemonio todavía peor inició; se arrojaron todos los Paladines a violar y matar sin distinción, en plan igualitario, no discriminaron entre seres minerales y vegetales, animales, hembras o machos, humanos o no humanos; de todo mataron y violaron.

Una vez concluida la hazaña tapizaron mundo mágico de cadáveres, y bebieron la sangre de sus víctimas, también convirtieron toda la magia que quedó en el reino a maldad, y celebraron orgías completamente indescriptibles, salvo por ciertos aspectos: bailaron alrededor de fogatas, bebieron sangre mezclada con cerveza; pero unos Paladines se transformaron en sombras, o en seres de otra dimensión; y muchos de esos fenómenos son imposibles de captar o describir para nuestros sentidos.

Finalmente los Paladines tiraron el libro de reglas de los padrinos a un cúmulo de excrecencias de toda estirpe [incluyendo nucleares, pero también orgánicas]; el líder de los paladines bramó alegremente, y sus seguidores se sintieron también gozosos, pronto el Cara de trompa mandó que trajeran un ominoso e inmenso volumen de horrores inenarrables. Entonces los Paladines elevaron un nuevo libro de reglas, hecho de huesos de padrino, y empastado con carne de ellos (endurecida); sus hojas también son de piel de padrinos.

La primera regla decía: “Está permitido matar. Ustedes los Paladines mágicos tienen la sagrada labor de ir con los niños más tristes del mundo, los más infelices; aquellos que han sido abusados, violados, atormentados, torturados, sometidos a trabajos forzados; ángeles de la muerte serán, los ayudarán en sus venganzas y en sus conquistas, y cubrirán el mundo con fuego, lodo y sangre; ¡bajen a los ricos de sus palacios, y que el oro se manche de excremento y de sangre!; paz en la tierra a los hombres de buena voluntad”.

Finalmente se había logrado; la masacre mágica, la orgía de los vengadores, la noche cataclísmica; la celebración fue impresionante, magna. Acciones, todas las descritas, dignas del gran caudillo Trompa de flauta y de aquel quien la asignó a éste su labor. De ahí en adelante, los Paladines secundarían toda clase de masacres; aunque no permitirían nunca que un humano afectara a todos los seres que se arrastran sobre la tierra (como lo hacían los padrinos mágicos); pues ellos se circunscribían en un territorio, y además su “espíritu” es del todo opuesto a los gobiernos totalizantes.

Finalmente el Trompa de flauta da aviso a su glorioso líder, quien le asigna el dominio de esa dimensión; el Trompa de flauta lanza un grito de júbilo, pues pudo quedarse allí, brindando justicia a los niños, a sangre y fuego.

Muchas dudas quedan sobre el sistema político y las regulaciones que gobernaban a estos fantásticos seres, así como las acciones particulares que realizaron para beneficiar a los niños, pues se fatigaron para llevar a cabo todo género de acciones, que, en su concepto, mejoraban la vida de los infantes, sin hacer caso a las críticas que podían recibir por matanzas, o demás “excesos” que cometían o dejaban que se cometieran. Pero ¿cuáles reglas determinaban el momento para abandonar a un niño en particular?, (pues la de los Paladines no eran para nada igual de claras a las de los padrinos); ¿qué motivos hacían a un Paladín renegar de su protegido [así les decían a los niños asignados, en vez de ahijados]?, ¿cuándo los dejaban a su suerte para recibir la muerte segura?

Las preguntas anteriormente formuladas son de un orden muy complejo; pero esta historia no pretende penetrar en todos los secretos de los Paladines, sino relatar su gloriosa epopeya, que liberó a los niños de la tiranía de los padrinos. Posteriormente emprenderemos indagaciones relativas a sus instituciones sociales, a sus reglas, y a toda clase de asuntos dignos de resaltar. Puedo engañarme, respecto a la valoración de los actos anteriormente relatados, pero no puedo engañar, no a propósito quiero decir, de modo que conmino a todos que ponderen a estos seres en cuanto a su atributos particulares, en cuanto a su modo de ser; pero para mí, son libertadores y vengadores de los más excelsos que ha habido en toda la historia de este pequeño gran orbe que es la tierra.

Y todos vivieron felices para siempre, excepto los padrinos mágicos, quienes ni siquiera siguieron viviendo.

Notas:


1. El mensaje que dio fue: ni siquiera quienes los salvan normalmente los ayudarán ahora.






Escribe tu comentario.

Nombre: