Filosofía Práctica



La invasión final



Amadeus Estrada Cázares

9 de abril de 2017

Esti textoo fue’ncontradon 1as ruinas, escrito enun español casi’legble, con variax palabras que nio hayn sido posible desxcifrar d’toxo, y unstilo raro y r’bucado, pero que contieninteresantis istórias cerca de aquello, xuno testijo prescencial. También por aljiuna razó escribe’n la parte baja d’las hojas, y se ha respetado en la edición, y que por demás hemos encontrado notros libros de La Grande Edad o Era excelsa. Seprepara una edixión en Español moderno.

No sé si tenga algún caso iniciar esta narración, después de todo ¿a quién habrán de servir estas revelaciones que no conllevan ninguna esperanza? Pero estoy decidido a no callar, puesto que sospecho que no todo sirve para servir; sea como sea de esto, narraré una historia que antaño1 habría resultado inverosímil, pero cuyos resultados han forjado nuestro mundo y han marcado indeleblemente nuestro carácter, pues el hombre no aparece con la misma faz desde que eso acaeció.

Primero quisiera aclarar que muchos términos les serán desconocidos o prácticamente desconocidos, de modo que empiezo aclarándoselos2; en primer lugar nosotros llamábamos triángulos a unos objetos que tenían tres lados, son el objeto más simple que se puede representar, pueden unir tres ramas en el suelo y tendrán un triángulo, por ejemplo, o dibujar con sus dedos tres líneas. Había, de este tipo de representaciones, varias formas, además decimos [o decíamos] que la porción de espacio, por decirlo así, entre dos de sus lados [las líneas que son los límites, como los palos o las rayas trazadas en la arena] eran los ángulos. Los cuadrados son objetos de cuatro lados y éstos son iguales entre sí. En los rectángulos, que también tienen cuatro lados, pero un par de ellos tiene el mismo tamaño y los otros dos lados son iguales entre sí, sin embargo, son distintos al primer par de lados. Las pirámides son objetos sólidos (que tienen grosor, no son planos), pero se pueden representar en dibujos, es como si unieran varios triángulos entre sí. Las espirales, son… consisten en algo así como tomar un pedazo de cuerda y enredarlo, creando varios círculos espaciados entre sí, si alguna vez ven algo que nosotros llamábamos resorte entenderán a lo que me refiero.

Estos objetos están descritos burdamente, entre otras razones porque no hago distinción entre la representación y la existencia ideal de estos objetos, y todas las discusiones que suscitaron estos problemas entre los sabios, pero si aprenden geometría [si todavía hay quien sepa] entenderán mejor. Tampoco se sorprendan si oyen hablar de que nos enterábamos de cosas acaecidas muy lejos, pues dominábamos, incluso antes de… que ellos trajeron cosas así consigo un cierto modo de comunicación a distancia, que utilizaba la energía electromagnética y la traducía en luz; imágenes, colores, esa energía, probablemente la hayan visto durante la lluvia, cuando caen rayos, cuya consistencia no es el fuego, sino la electricidad, pero nosotros domesticamos el rayo, o el rayo nos domesticó a nosotros, cada invento que diseñábamos nos volvía de algún modo más fuertes, pero de algún modo más dependientes de él, me desvío… En cuanto a si los admiro o les temo (ya saben a quienes me refiero), ni yo mismo lo sé, ya los sentimientos están sumergidos en un misterio insondable, y ya nadie sabe (si alguna vez se supo) qué o cómo son.

En cualquier caso, todo comenzó un verano de un año que no quiero (o no puedo)3 acordarme, ¿2012, 2014, 2017?, ¿qué significan ahora las fechas?, de repente ante los más poderosos radiotelescopios [los usábamos para ver muy lejos, incluso el espacio] aparecieron figuras extrañas e incomprensibles, todos estaban aterrados, pues se figuraban lo peor, ya había pasado el periodo en que se sospechaba de bromas, raros efectos climáticos o alteraciones magnéticas merced a las incontenibles fuerzas nucleares que emana el sol4, en tanto se acababan las vanas excusas que dejaban descansar la fatigada imaginación del hombre, miles de soluciones se plantearon, así como problemas inexplicables, pues; ¿por qué las figuras se movían tan lento? ¿Por qué no podían verse directamente si estaban tan cerca?

Por un par de semanas se vivió en una tremenda expectación, muchos se mudaron a lugares remotos, mientras los gobiernos excogitaban todo género de mentiras, la mayoría absurdas y torpes, sin embargo luego de unas semanas esos extraños e ignotos objetos develaron su forma y su posición, eran tremendos, su tamaño superaba el cálculo y la imaginación, puesto que abarcaban el tamaño que había entre la luna y la tierra, pero no rompían nada de lo que se les acercaba.

Después redujeron su tamaño, no les tardó días ni semanas sino un parpadeo, ante esto y temiendo que se encogieran a un tamaño indetectable o crecieran y devastaran todo, desde la tierra se dispararon armas de todo género, pasó el tiempo de la indecisión en ese punto, llovieron fulminantes ráfagas de plasma, y en verdad los habitantes de la tierra se organizaron bien; se lanzaron de todos los países que contaban con ellas algo que nosotros llamábamos armas nucleares: tremendas reacciones similares a las del sol, amén5 de cohetes que contenían atmósferas especialmente diseñadas para amplificar el efecto de estas armas, puesto que no sirven igual sin aire [no hay fuera de los confines de la tierra], miles y miles de explosiones golpearon a estas entidades, pero nada valió, las naves, incólumes pasaron por este calor sin inmutarse.

Les parecerá que he sido innecesariamente repetitivo6, pero si hubiesen estado ahí… las criaturas fueron agredidas con toda arma conocida, incluso las que el gobierno había negociado con los alienígenas inferiores, los descendientes de éstos (eso lo comprendimos después), que, expulsados por un comportamiento que ellos consideraban salvaje [así aparecieron los que nosotros llamamos grises y verdes7], fueron reducidos a una existencia semibárbara, otros por su propia elección se alejaron de su civilización, y como castigo cambiaron también de forma (y los privaron de la capacidad de cambiarla a voluntad). Al enfrentarse a una civilización verdadera avanzada, las armas de la tierra resultaron bromas y juguetes.

Las naves… dudo verdaderamente en describirlas, todas estaban compuestas de formas increíblemente simples y complejas a la vez; una. La más grande (aunque su tamaño era variable siempre se mantenía ésta más grande que las demás) era una pirámide truncada, pues su punta terminaba en un ángulo cóncavo que cambiaba a convexo y viceversa, estaba además invertida; la rodeaban unos satélites esféricos (como bolas), que a veces se aplastaban y tenían una forma casi triangular, se mezclaban entre sí, o penetraban en la pirámide sin causarse daño alguno mutuamente. Abajo la seguía, realizando movimientos paralelos, una pirámide opuesta que cambiaba su ángulo de cóncavo a convexo en oposición a la otra pirámide, como si hubiesen estado coordinadas; la pirámide inferior era de miles de matices (aunque dominaba el negro), mientas el color del otro triángulo, del principal [eso creo], ¿era amarillo, dorado, café?, no me atrevo a describirlo, pero tampoco se podía mirar muy seguido, era un antisol, al mirarlo mucho los ojos empezaban a oscurecerse , y quedaban calcificados, para los pocos que podían soportar largo tiempo mirándolo.

Otra nave era una espiral terrorífica, que brillaba entre plateado y dorado, la seguía un ejército invisible de rectángulos que se sentían con el tacto, se palpaba su forma a veces, y también se podía recorrer cada recoveco de la nave con el tacto (insisto) desde lejos, y era infinita, llena de triángulos, círculos y otras formas para las que no hay palabras, sin embargo, eso de que era infinita no es una metáfora, resultaba verdaderamente ilimitada, pues de algún modo al recorrerla siempre se multiplicaban sus corredores, y uno terminaba perdido al vagar por su titánico interior, muchos murieron tan sólo de “contemplarla” (¿sentirla?, ¿palparla?) pues no podían soportar recorrer sus infinitos recovecos, y su mente caía en la locura, o su cuerpo, exhausto, dejaba para siempre la vida, y entraba en el sueño de plata, del que no salía nunca más ¡Y esos rectángulos!, caían como una lluvia en diagonal, atravesaban el infinito de la espiral y en un punto se desvanecían, para reaparecer por el otro lado, así esa continua lluvia nunca paraba.

La tercera nave consistía en una serie de conos que se absorbían mutuamente, y reaparecían, al parecer, desde la nada, y sus puntas al tocarse de nuevo (pues aparecían al revés), daban lugar a que volvieran a su posición original, esta nave se olía, y se sabía su disposición por medio del olfato, y además se sentía de un modo separado al modo en que se veía; la sensación resultaba indescriptible.

La siguiente nave también consistía en dos pirámides opuestas, una iba al frente, invertida, pero completamente regular; la otra se mantenía vertical ésa tenía su punta dirigida hacia el cielo a diferencia de su contraparte que iba siempre adelante. Ambas tenían todos los matices de cada color imaginable, aunque se intercambiaban sus matices, de modo que un color parecía pasar de una pirámide a la otra, un inmenso rectángulo irregular en sus aristas que cambiaban de forma se tambaleaba entre una y otra pirámide, igualmente atravesándolas, se podía sentir el sabor de la nave al prestar atención a ella, pero también se percibía como una comezón, o como si nos tocara en algunos puntos al “verla”, al fijar la atención en ella; además hacía que la luz se doblara, y la perspectiva se alteraba por ratos en la pirámide cuya punta se dirigía hacia el cielo; otro detalle de ésta es que se veía predominar en ella el color dorado.

Para no cansarlos con descripciones, agregaré solamente que dos millones de naves pululaban en el cielo; ya nadie quería ni podía mirarlas olerlas o sentirlas de cualquier modo, pues cada una era una experiencia de horror indescriptible, pero los animales, los insectos… nada se vio afectado ni pareció detectarlo, sólo se presentaban ante lo que ellos querían, eso lo comprendimos con el tiempo. No necesitaban armas, con tan solo manifestarnos lo que sabían habría bastado para quebrantar nuestra mente dándonos con ello la muerte; no habríamos soportado verlos como eran.

Un buen día bajaron, en los centros de las ciudades habitadas por los hombres, eran miles en cada ciudad donde habitaban humanos; estas criaturas tenían un vago parecido con las cucarachas. Al bajar nada dijeron, se quedaron parados, muchos intentaron hacerles daño, pero nada valió contra su monstruoso poder, ningún arma sirvió; todo lo que les lanzaron volvió contra el que se los arrojaba con precisión espantosa; incluso las armas más precisas y poderosas resultaron inútiles.

Hordas humanas se arremolinaban contra las criaturas; arrojaron bombas molotov8, antorchas, tiros de armas de fuego (instrumentos que proyectaban metal haciendo estallar el aire en virtud de algo que llamábamos pólvora), bates, y cada golpe, cada impacto, cada daño, regresaba, recibía como réplica el agresor el poder exacto lanzado, de modo que las rocas tiradas con honda [creo que todavía se siguen usando] se detenían, como por un milagro a centímetros de ellos, y regresaban contra los atacantes en el punto exacto donde les habían disparado, inclusive si el atacante huía por kilómetros; pero su venganza era harto precisa, nunca dañaron a nadie que no los hubiese golpeado (así era en ese tiempo), incluso los proyectiles, si golpeaban a alguien o algo que no los hubiese ofendido, atravesaba a ese algo o alguien que no era su objeto (sin hacerle daño), y golpeaba al que sí los había atacado; por otro lado ni animales, ni autos, ni ninguna cosa electrónica podían acercárseles y a veces, no sé si por piedad o hartos de matar, la gente regresaba a sus casas sin saber cómo lo habían hecho, pero los espectadores decían que de repente abandonaban sus armas y se iban con completa tranquilidad como si nada hubiese pasado; en otras ocasiones la gente causaba masacres indescriptibles, nadie duda que como retribución a las afrentas humanas, obligaban a realizar a las personas que los habían atacado tales acciones, puesto que dominaban la ciencia de la telepatía, no sabemos si por las modificaciones particulares que realizaron en sus cuerpos, o por aparatos que llevaban consigo o en sus naves.

En cuanto sus cuerpos, eran, como ya mencioné vagamente parecidos a cucarachas, con unos trajes de lo más extraños, consistía su “dorso” en placas de metal, en rectángulos, cada una remachada en espirales o en cualquier otra cosa, que se sucedían mutuamente, intercambiando posiciones de abajo hacia arriba, sus brazos eran gruesos (cuatro) y de color predominantemente café, de un café metálico, traían una cara de cucaracha de color gris (generalmente, pues eran de varios colores), antenas de forma y color variable, y cuatro pies delgados, así como alas por detrás, y protectores de alas.

En cuanto a su lenguaje, parece que predominante era la telepatía, pero algunas estaban de frente y movían los brazos, las antenas de acero, los dedos, cambiaban de posición, o de forma (a su antojo), emitiendo ruidos, y sensaciones, podían compartir (al parecer) directamente sus sensaciones, y podían compartirlas con nosotros, muchos murieron por tan sólo vivir esta experiencia.

Se acercaba el fatídico final, tan tremendo que no sé si contarlo… pero así tiene que ser. Las cucarachas controlaron la mente de una persona, que nos mandó el que sería el mensaje final para nosotros, allí nos enteramos de muchas cosas, entre ellas que la razón por llegaron a la tierra, esto se debió a que los representantes de es que los Kasti’ en esta dimensión, se enteraron del modo en que eran tratados sus descendientes lejanos, las cucarachas, ellos, cuando todavía vivían en este dimensión crearon un lenguaje virtualmente perfecto.

Las cucarachas, modificando su estructura completamente para este fin, utilizaban cada movimiento de su cuerpo, cada sonido y cada color para darle un significado particular y así, con miles de millones de trillones de cientos de miles de billones9… de palabras, podían hablar con gran exactitud, pero no sólo es eso, sino que cada palabra indicaba el objeto al que se refería, el lugar que ocupaba en el espacio, el tiempo que existiría, de modo que palabra, sensación e imagen mental eran indistinguibles para ellos.

El problema era expresar conceptos abstractos, pues cada uno de ellos exigía miles y miles de matices, pero eso terminó siendo una ventaja, puesto que tenían términos exquisitos para expresar formas de pensamiento que no eran abstractos ni concretos, ni nada identificable para nosotros, ni siquiera para las maquinaciones más atrevidas de los filósofos y literatos, pues éstos podían imaginar o ejecutar por momentos realidades distintas al espacio y al tiempo comúnmente experimentado, pero ellos vivían en una realidad (todo el tiempo) más allá de nuestra comprensión; además como la Gran raza de Yith, de la que hablaba Lovercraft10, podían percibir lo que pasaba y lo que pasaría, al menos en un amplio margen; sobre si podían viajar por el tiempo como la raza excelsa, fue este científico, voluntariamente ambiguo.

En cualquier caso, su lenguaje complejísimo, que expresaba millones de matices indescifrables, podía durar una eternidad para utilizarse, por lo que sus cuerpos fueron hechos de sólida electromateria, por medio de reacciones oscuramente similares a la energía nuclear; confeccionaron armaduras parecidas a su forma original que harían las veces de sus cuerpos, esta electromateria era un conglomerado de diversas formas de energía que chocaban, mutaban, y se transformaban, y el conjunto de estas formas de energía se envolvía sobre sí misma a través de infinitud de procesos, alejando lo dañino y manteniendo lo beneficiosos a su estructura general, podían de este modo manar todo género de energías y substancias para comunicarse, empleando no solo palabras, movimientos y demás símbolos, sino transmitiendo directamente la experiencia que ellos vivían; además su forma servía como arma, pues rompiendo sus enlaces energéticos podían manar ráfagas de plasma [una forma de energía, como la que producen las estrellas] con suficiente poder para destruir cientos de galaxias.

Como su forma era el equilibrio entre fuerzas, podían, haciendo que parte de su cuerpo mutara conforme al ambiente, experimentar miles de cosas desde miles de perspectivas al mismo tiempo, cada uno de ellos, más que una unidad, estaba en varios puntos del espacio y del tiempo al mismo momento, por esta razón son indestructibles, hasta donde ellos saben [y obviamente si supieran un modo de destruirlos no lo habrían dicho, aunque sospecho que se requeriría estar millones de años más avanzados de lo que estábamos para poder haber aprovechado alguna debilidad suya].

Podían monitorear cada átomo, cada partícula subatómica que había en un planeta, esto era juego de niños, por lo que sabían todo lo que hacíamos, pensábamos y decíamos (sospecho que aún nos monitorean, aunque nada podamos hacer en este momento). Y su lenguaje del que ya les he hablado, era una maravilla, no sólo por lo que podían expresar y transmitir, sino por todo que habían vivido, aprendían más en una millonésima de segundo que lo que nosotros aprenderíamos en millones de vidas, pues sus cuerpos están en consonancia con la estructura del universo, y es poco lo que se oponen a éste, y como no sufren temes ni dolores, como los dioses de Epicuro pueden pensar sin que sean estorbados, pero dioses imperfectos serán todos aquellos que pueden sentir odio, y ellos podían, sí que podían.

Siguiendo con lo que decía el profesor, nos explicó que debido a este complejo sistema de comunicación tardaron mucho en enterarse, principalmente porque los más fuertes de aquella raza se habían trasladado a otros universos con más energía, en esos mundos, vivían vidas para nosotros incomprensibles, tenían sentidos insondables, y simple y llanamente no podríamos comprender nada de lo que sienten o perciben, pero una pequeña cantidad (cuarenta mil millones de trillones de billones de trillones de trillones…) se quedaron viviendo en algunos planetas, como simples emisarios, sin evolucionar a superiores formas de vida, quedando reducidos a la electromateria, y al ineficiente pero impresionante lenguaje ya mencionado, en el cual, decir un matiz específico de sí [por ejemplo] tarda ocho millones de años [para ellos, que perciben el tiempo con lentitud, debido a la rapidez con la que piensan, para nosotros serían solo cinco mil años].

Cuando se enteraron del maltrato que sufrían, y que se sospechaba, sufrirían sus descendientes las cucarachas, mandaron, luego de una comunicación muy breve de cinco mil años. El rey de las cucarachas que habitan aquí en la tierra (Sov’laijk líder de los ZtoKasti’), quien mencionó [a los descendientes que viven en otro planeta de esta dimensión, los PosKasti’] que una civilización humana parecía desarrollarse, y como no tenían problemas con los grandes seres elecromateriales que gobernaban el espacio, no había esperanzas de que fueran borrados por sus afrentas, como pasó con tanta civilizaciones que llegaron más allá de las estrellas. Luego de una sesión relámpago de algunos millones de años, el “ala conservadora” o algo lejanamente análogo a esto, del consejo de cucarachas [obviamente estoy deduciendo, ellos hablaron en términos halagüeños de sí mismos], mandó una fuerza, que jugaría antes de masacrar a la humanidad, pues habían recibido el beneplácito de los seres que habían evolucionado más allá de su comprensión, y obviamente, más allá de la nuestra. Mandaron, pues, lo que ellos considerarían una fuerza risible [en vez de exterminarnos fácilmente con máquinas o con sueños, ya les hablaré más de esto].

Pero había llegado la hora en que se hartaron de jugar a esto, dijo tétricamente el hombre que hablaba por el televisor, ahora se divertirían de distinto modo; mandando un haz de electromateria que cubriría el rango señalado por un círculo rojo con raros jeroglíficos que rodearían las grandes ciudades[aquí se decidieron usar armas además de las armaduras en que consistían sus cuerpos], ahora debían escapar los hombres para ser perseguidos como perros, en cuanto a los animales, simplemente evitarían que comieran cucarachas con entrenamiento psíquico muy simple, y podían hacer lo mismo con los hombres, pero los consideraban más “culpables”.

La persona que emitió el comunicado (o si se quiere el PosKasti’ que habló a través de él) dio muchas explicaciones científicas que no puedo recordar con exactitud, algunas de las que retengo son las siguientes; cada traje [de las cucarachas] contenía, o más bien era, una computadora precisa más allá de lo imaginable, que podía crear un campo de fuerza que recibía los golpes, y, a nivel cuántico modificaba el espacio para hacer que la energía que los impactaba cambiara de posición, pudiendo devolver así toda clase de dardos y proyectiles, principio que utilizaban para que sus naves utilizaran eternamente los mismos movimientos, y no gastaran [prácticamente] energía; podían recorrer de lado a lado el universo visible para nosotros en un instante (aun sin naves), de modo que si tardaron fue primero por indecisión, segundo por diversión.

También por diversión vinieron, pues desde su planeta pudieron destruirnos con rayos (seguiré comentando lo que ya había mencionado); pudieron hacer intangible el suelo, y matar exactamente a quienes querían; mandar una arma biológica, máquinas pequeñas, indetectables, insensibles a los pulsos electromagnéticos [las cargas eléctricas pueden descomponer los aparatos que funcionan con electricidad], volvernos a todos locos, pero tenían otros planes para nosotros… en este punto el científico terminó.

Como lo prometieron, las cucarachas dejaron unos círculos con raros jeroglíficos en los bordes de las grandes ciudades, una gran fracción de la humanidad se retiró a lugares agrestes, una vez pasado cierto tiempo, todo se llenó de raras costras grisáceas y todos los humanos que estaban ahí se desvanecieron como polvo, el polvo en que se convirtieron quedó en el suelo, sin que lo barriera el aire, como el efecto subsiguiente de El color que cayó del cielo11.

Los hombres se han retirado de sus ciudades, y ahora, los pocos que quedan, son perseguidos por máquinas que los monstruos mandan de cuando en cuando, para divertirse. A veces nos dejan penetrar en las ciudades para que no nos acabemos [por diversión, supongo, ya que podrían clonarnos], barren el polvo de alguna zona, y gritan: “Sean fecundos y multiplíquense. Llenen la tierra y sométanla. Tangan autoridad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra” Génesis: 1,2812, sea que limpien la zona de edificios o que nos dejen visitar alguna sección para que veamos lo que éramos, parece que han mantenido en buenas condiciones las ciudades.

Qué suprema ironía, pero yo les tengo otra, y aunque no sea profeta como el titán Prometeo, espero se cumpla ya que siempre hay fuerzas más allá de lo que nuestra imaginación puede concebir… pues ¿Hay razón pues para sentirse seguro? ¿Hay posición alguna en este mundo que nos haga inmunes al dolor y el sufrimiento? Yo me inclino a decir que no, desde que el sufrimiento infinito y la muerte abatió nuestro orgullo, ¿para qué tanta gloria? ¿Para qué tanto sacrificio si fuimos aplastados como nada? ¿Qué queda ahora? Solo la sangre y el dolor infinito y formas incomprensibles que pululan sin que podamos discernirlas, pero a estos monstruos que me escuchan, y me comprenden, quizá mejor de lo que me comprendo yo mismo, les responderé con la ironía que postergué, y con esto termino ya, para vivir por poco tiempo, pues poca es la vida que me queda; cincuenta años han pasado desde que ocurrió aquello…, y éstas son, creo, mis últimas palabras:

aunque ahora [sean arrogantes] de espíritu, en el futuro [van a ser] humildes [pues surgirán otros más poderosos que los arrojarán] de su tiranía y de su trono en el olvido (…)[que sigan presumiendo con sus insolentes armas y confiados sigan blandiendo] en sus manos el dardo que exhala fuego, pues nada de eso [les] bastará para [impedirles] caer con un fracaso ignomioso e insoportable (…) [pues tendrán] un rival prodigioso invencible en extremo que hallará una llama más poderosa que el rayo y un fuerte estruendo que supere el trueno. (Prometeo Encadenado: 908-92313).

Notas:

1. Parexe q’antaño significaba el prasado, para el excritor, rexpentando, como ya se menquionó la costumbre d’ladad excelsa de escribir en pies, hemos imitado’sto.

2. En cos tempos do’scribía le autor eran de francos descomposición soxial auno habíanse reincorporado las grandes univerjidades por el presidente Yañex y anotrox.

3. Dixen los heruditos del norte q’s una referencia a Don Quijote, pero queda un solo ejemplar completo qyosex’pa xstos rumbos y noe podido revisitarlo.

4. Así se explicaban antes los fenómenos que se experimentaban, ahora algunos ancianos recuerdan algunas cosas, y quizá puedan recitar algunas de las explicaciones científicas que en ese entonces se utilizaban, pero incluso de entre quienes son capaces de mencionarlas quedan pocos que las entiendan, siendo optimistas y creyendo que quede alguno, sin embargo dentro de lo poco que sé y que es importante para la inteligencia de lo aquí tratado puedo aportar lo siguiente: Los aparatos que aprovechaban la electricidad podían ser afectados por la condición de la atmósfera, unos gases que están muy por encima del suelo, o por la actividad del propio sol. Los átomos son pequeñas “partículas” complejas de las que están hechas las cosas; tiene núcleo, electrones, el poder derivado de la destrucción o fusión de estos átomos, o del movimiento de ellos lo llamábamos atómico o nuclear, e incluso llegamos a dominarlo.

5. No xe entiende ecste amén muy bien, algunos dijen q’s además, algunos q’l escritor era religioso, pero no aparece.

6. Paresce que los escritores de la era excelsa, entrotras excentricidades clomo mantener las mismax grafias pareprsentar la cosas, hablaban al púbijo cual si estuviesen pressente.

7. Dexiassenotros momentos ki los gobiernos transijaban con unos alienados que eran color vrede y otros gris.

8. Paresse unarma que empleaba llamas irriggando alos adversarios de lícuidos flamables.

9. Hemops encontrado refferentias a millones e trillones ‘nlibros, son cantidades inconcebibl’m’te grandes.

10. Tenemmos algunos ejemplares d’ste autor, editados por luniversidad dMéjico, pues los que q’dan porexemplo d’ditorial Tomo son casillegüibles sin conoximiento de lenguas antiqüas, aunq batallamos plor diferenxias léxicas incluso respeto al México.

11. Aparece referirse aunobra de Lovercraft.

12. Anónimo, (2005) La Biblia. Verbo Divino, Madrid. Pp. 1095 viejo testamento y 566 para el nuevo.

13. Esquilo, (1982) Tragedias, Los Persas- Los siete contra Tebas- Los suplicantes- Agamenón- Las Coéforas- Las Euménides- Prometeo encadenado, Traducción y nota de B. Perea, introducción general de F. Rodríguez Adrados. Madrid, Gredos. Pp. 369. Hemos n’contrato tales tipos deresrefencia en “tiponimias” de la era excelssa.






Escribe tu comentario.

Nombre: