Filosofía Práctica

El Quijote


Mr. Robot: "El control es una ilusión"





Mauricio Enríquez Zamora

21 de julio de 2016





La semana anterior se estrenó la segunda temporada de la serie “Mr. Robot” (del canal USA Network), ganadora del globo de oro a mejor actor secundario (Christian Slater) y mejor serie dramática de 2015. Ha sorprendido adelantándose dos días a su estreno oficial, esperado para el 13 de julio; el año pasado también fue inusual su estreno, filtrándose el primer capítulo, de modo que pudo verse en internet un mes antes de su estreno en televisión. Esta vez, además, empieza con un capítulo dividido en dos partes.

Para quienes no han visto la primera temporada de Mr. Robot, este artículo es una invitación a que la vean, al ofrecerles una descripción de su temática y de la recepción tenida por parte de la audiencia. Seré muy general en mi exposición, para no ser “spoiler”, y que cada quien experimente los hechos concretos de la serie de la manera menos prejuiciada.

La serie nos muestra la vida de un hacker llamado Elliot Alderson (Rami Malek), así como de su proyecto de “salvar al mundo” desde el interior de un grupo hacktivista denominado “FSociety”. El objetivo principal es el hackeo a la compañía Evil Corp, una multinacional dueña de bancos y diversas empresas de tecnología. El plan es anunciado desde los primeros capítulos de la primera temporada cuando Mr. Robot (Christian Slater), el líder de FSociety, le dice a Elliot lo grandioso que sería borrar las deudas que tienen con los bancos todos sus clientes.

Y aunque este motivo objetivo, por su índole sociopolítica y económica, va a estar siempre como fondo, lo que en cada capítulo atrapa al espectador (al menos así me ocurrió a mí), es el desarrollo que presentan las subjetividades de los personajes. Estoy de acuerdo en catalogar a Mr. Robot como un thriller psicológico, aunque también diría que posee ciertos tintes de “surrealismo”. Hay un gran realismo en su planteamiento de las sociedades contemporáneas, caracterizadas por su afán de éxito y el control de las multinacionales, igualmente realista es su representación de la cultura hacker, pero todo esto no constituye sino un marco en el que se quiere mostrar lo más importante: al individuo en su desesperación existencial.

Elliot es “sólo un técnico” que de día trabaja para Allsafe, una empresa de seguridad informática, mientras que de noche se dedica a hackear a sus conocidos, o a quienes sean objetivo de sus trabajos en FSociety. (Para mantenerse despierto, adquirió el hábito de consumir morfina.) Y a pesar de su capacidad para robarle a sus conocidos sus más íntimos secretos (sobre todo de aquellos que se atreven a trasmitirlos vía digital), es incapaz de establecer con ellos una relación que le satisfaga o le acerque un poco a la felicidad. La propuesta de Mr. Robot del hackeo a Evil Corp le traerá un sentido más consistente a su existencia.

Esta serie parece pretender la codificación de los fenómenos psicológicos en una jerga propia de la ciencia informática. Términos como: debug, demonio, código fuente, exploit, pasan a significar analógicamente hechos o condiciones psicológicas como rasgos de carácter, procesos inconcientes, la personalidad misma, o nuestras debilidades ante el afán manipulador que a todos nos caracteriza. El capítulo 5 expone de manera muy exacta técnicas bien conocidas de la “ingeniería social”, rama de la seguridad informática relativa a las formas efectivas de propiciar ciertas acciones voluntarias en las personas, pero que redunden en un beneficio para el atacante que las propicia.

En fin, la primera temporada, que tenía como título “La democracia ha sido hackeada”, llega a su punto final con cierto avance en los ideales revolucionarios planteados, pero junto con el deterioro de la salud mental de Elliot. ¿Qué nos aguarda ahora con la segunda temporada, cuyo lema dice: “El control es una ilusión”? Por los tres capítulos que ya se han publicado hasta el momento de la redacción de este artículo, en donde vemos al protagonista en una terrible lucha con su enfermedad mental, el “control” se entiende en el ámbito de la libertad de la persona, más que como un control político: Elliot lucha por ser dueño de sí mismo. Pero no sabemos con certeza lo que nos traiga el resto de la temporada.

Mr. Robot es una serie que gustará mucho a quienes se inclinen por contenidos de corte psicológico, relacionados con la informática, o ambas cosas. Aquí dejo unos enlaces para verla o descargarla en internet: Gnula y Seriesbang. Y si prefieren verla por televisión, en México (y supongo que en toda latinoamérica) se puede ver los jueves por la noche en el canal Space, con repetición los domingos por la noche. Que la disfruten.






Escribe tu comentario.

Nombre:

              

              




Sígueme en redes sociales:

icono-facebook icono-twitter icono-google